Desovilla el viento
mi adormecido verbo
y lento, lento se tiñe de tí...





martes, 11 de mayo de 2010

EN ESTE TIESO JARDIN...



El silencio rindiòse a violìnes desvelados,

y el rocìo nocturno, besa pètalos dormidos,

temeroso el viento, suave caricias riega,

y la higuera desnuda, se baña en su soledad.


Entrèganse los colores, al manto frìo de plata,

perlas bellas descansando, en èste tieso jardìn,

y la luna con orgullo, aduèñase de èstas vidas,

silentes versos reposan en la piel de un alelì...


La luz de la luna sabe, diluir las apariencias,

la savia recorre igual, a la ortiga o al jazmìn...

El mutismo de mis versos rasga toda mi piel,

y las palabras ausentes, sangran por èstas ansias.


Adormece la belleza, en èsta sosegada noche,

y mi espiritu descalzo, humedecido de ayer,

bebe gotas de pasado y acaricia los recuerdos,

legado de haber amado, cenizas de lo que amè...

Raquel Martinez

2 comentarios:

  1. Las tíldes a "contramano" le dan un aire de maxima velocidad.

    ResponderEliminar